Virgen de Fátima

COMBATAN HIJOS PREDILECTOS

LONDRES
MENSAJE DEL 24 DE OCTUBRE DE 1984
EJERCICIOS ESPIRITUALES EN FORMA DE CENÁCULO CON LOS SACERDOTES DEL MOVIMIENTO SACERDOTAL MARIANO DE HABLA INGLESA

"Recibo con alegría la oración y la fraternidad que, en estos días,une en Cenáculo de vida Conmigo a los hijos predilectos de mi Movimiento de Inglaterra e Irlanda, esta tierra hoy tan amenazada por mi adversario, pero tan amada y protegida por Mí.
Me uno a su incesante oración, para obtenerles del Padre y del Hijo, el don del Espíritu Santo, que los confirme en su vocación, de aliento a su acción apostólica, eficacia a su trabajo y consuelo a sus almas.
!Animo!, hijos míos predilectos, porque éstos son mis tiempos, y a todos los que se han enrolado en mi ejército, los llamo al combate para el triunfo de mi Hijo Jesús, con el triunfo del amor y del bien.
Los formo para difundir la Luz de Cristo, DE SU VERDAD, DE SU EVANGELIO ,en estos días de oscuridad y de tinieblas.
Han sido llamados a ser mis apóstoles en los difíciles tiempos que están viviendo.
Combatan, mis predilectos, con el amor, que debe crecer en ustedes cada vez más, hasta llegar a alcanzar las mismas dimensiones de la divina caridad del Corazón de mi Hijo Jesús.
Vean cómo, en sus países, mi adversario cobate sobre todo por medio del odio que lleva por doquier la división y la discordia, el egoísmo desenfrenado y la violencia.
Y así, muchos hijos míos caen a menudo víctimas del terrorismo y la sangre corre por las calles y caminos.
Hagan que triunfe el amor y la bondad.
Apaguen el fuego del odio con el rocio de su caridad sacerdotal.
Conviértanse en instrumentos míos para construir a su alrededor la comunión y la fraternidad. Por eso acérquense a todos, pero especialmente a los más necesitados y a los más alejados con la ternura de mi amor maternal.
Combatan mis predilectos con la oración, que deben hacer en unión conmigo y deben ofrecer a Dios como su contribución más preciosa para la salvación del mundo.
En sus países, la Iglesia todavía se presenta dividida, por esto el problema de la unidad muchos lo sienten muy urgente.
Bendigo los esfuerzos que se hacen en muchas partes para llegar a reparar la unidad de la Iglesia. Pero les confió, hijos, que esto sólo puede acontecerpor un milagro especial de Espíritu Santo y por una intervención particular de mi Corazón Inmaculado.
Por esto necesito mucha oración. SE OBTIENE MAS CON UN DÍA DE INTENSA ORACIÓN , QUE CON AÑOS DE CONTINUAS DISCUSIONES.
Oren con fé y confianza;con recogimiento y perseverancia;recen bien la Liturgia de las Horas, el Santo Rosario y la Santa Misa sea el centro de su jornada apostólica.
Multiplique por doquier los Cenáculos de oración y de fraternidad.
Les prometo que después del triunfo de mi Corazón Inmaculado, sus países tendrán la alegría de ver nuevamente una Iglesia renovada y unida, que reflejará por doquier el esplendor de CRISTO.
Combatan mis hijos predilectos, con su inmolación personal.
Entreguenme todos sus sufrimientos. Para Mí son preciosos,porque los puedo ofrecer a Jesús, para que se unan a su perenne y sacerdotal intercesión por ustedes.
Sobre todo en sus países, mi adversario los seduce con el veneno del neopaganismo, y con una inmoralidad que se propaga cada vez más, y cosecha víctimas entre muchos hijos míos.
!Cuantos jóvenes son seducidos por el vicio, se entregan a la busqueda de toda clase de placery atraídos por la enorme difusión de la impureza y de la droga, viven como enfermos , necesitados de ayuda para poder curarase!
Sus sufrimientos sacerdotales, son eficaces medicinas para las muchas llagas, que hoy golpean a mis pobres hijos en número cada vez mayor.
Por esto los llamo cada día a una mayor inmolación.
La paz de Jesús y la Mía esten siempre con ustedes. Vivan en la paz de los corazones Difundan a su alrededor la paz.
Soy la Reina de la Paz.
Soy la Madre de la Consolación.
Por su medio, bendigo hoy a todos mis predilectos y alos hijos consagrados a Mí, de sus países y del mundo entero.